Skip to content

AgIR – Plan de Acción para la Gestión de las Aguas Residuales Industriales en la Gran Lisboa y el Oeste

El proyecto AgIR – Plan de Acción para la Gestión de Aguas Residuales Industriales en la Gran Lisboa y Oeste, surge a través de un concurso público internacional convocado por Águas do Tejo Atlântico, con el apoyo del Fondo de Medio Ambiente, adjudicado al consorcio liderado por Mota-Engil ATIV para el período de 4 años.

AgIR pretende desarrollar un trabajo conjunto con los municipios atendidos por Águas do Tejo Atlântico y las respectivas industrias para una adecuada gestión de las Aguas Residuales Industriales en esa región.

Se trata de un proyecto pionero de divulgación, que proporciona apoyo técnico a las industrias, animándolas a examinar su proceso de producción, concretamente el pretratamiento de las aguas residuales, contribuyendo a mejorar la eficacia de los procesos.

El equipo de Mota-Engil ATIV, formado por 6 ingenieros con formación especializada en Medio Ambiente y Química y 3 técnicos operativos, está prestando apoyo técnico y colaborando estrechamente con Águas do Tejo Atlântico, con los 23 municipios de la Gran Lisboa y Oeste y con las industrias de su área de influencia, en el análisis de la eficiencia de la gestión de los efluentes industriales y de los procesos de producción.

El objetivo final es minimizar las influencias industriales indebidas en las redes municipales de drenaje y los sistemas de tratamiento, que comprometen la integridad de las infraestructuras y amenazan el cumplimiento de las licencias de vertido en los medios receptores.

También se lleva a cabo un análisis de los procesos de producción de cada industria y se identifican medidas circulares para reducir el consumo de agua y energía y la reutilización de subproductos, lo que contribuye al rendimiento medioambiental de las industrias.

Este proyecto se centra en una de las principales áreas de actividad de ATIV: la sostenibilidad medioambiental. Junto con las industrias, estamos fomentando las buenas prácticas medioambientales y evaluando y proponiendo medidas que contribuyan a la eficiencia del agua y la energía y a la optimización de los recursos.

Las principales expectativas incluyen una mejora visible y efectiva del servicio público de saneamiento, así como la protección de las líneas de agua mediante la erradicación de las entradas indebidas de agua industrial sin el tratamiento previo adecuado.